El Baile...

El baile no requiere especiales cualidades físicas, su aprendizaje es fácil, sencillo y ameno, se puede practicar a cualquier edad y se considera una terapia antiestrés excediendo de los limites del ejercicio gimnástico habitual, no resultando aburrido puesto que no se repite hasta la saciedad los mismos ejercicios. Es un sistema eficaz para liberar creatividad y vitalidad.

Para los que aprecian la música y gracias a ella, se produce una especie de distensión y de satisfacción provocando ALEGRIA Y DIVERSIÓN, convirtiéndola en más animada (musico terapia)

Para los que buscan una expresión corporal más natural, ya que, el movimiento, la coordinación y el equilibrio, permite adquirir la capacidad de tener conciencia y control de partes del cuerpo, a veces rígidas y bloqueadas por tensiones de tipo físico o psicológico, y la coreografía hace surgir las capacidades artísticas a través de la expresión de pensamientos, emociones y sentimientos con un leguaje instintivo, primordial y ancestral: el lenguaje del cuerpo.

Para los que quieren mantenerse en forma, se convierte en una gimnasia especial para el cuerpo la mente e incluso el espíritu. Modela la línea, mejora la postura, manteniendo entrenadas la memoria y la capacidad de concentración. Relaja las tensiones psicofísicas. Da energía y vitalidad. Es un ejercicio físico excelente para el corazón, desarrolla la fuerza de toda la musculatura, mejorando la flexibilidad, agilidad y fluidez de movimientos y las articulaciones. Una mezcla perfecta de entrenamiento aeróbico, que aumenta la resistencia del aparato respiratorio y cardiovascular.

Volver